Desarrollo Rural

Agüimes realiza una nueva campaña contra la “mosca del olivo” a la que se acogerán 160 agricultores y agricultoras

La Concejalía de Desarrollo Rural del Ayuntamiento de Agüimes entrega en estos días a los olivicultores del municipio el atrayente alimenticio de fosfato diamónico y las instrucciones necesarias para su utilización para la lucha contra la mosca”

A esta campaña se acogerán 160 agricultores y agricultoras agüimenses. Con motivo de esta iniciativa contra la Bactrocera oleae 2019, comúnmente conocida como “mosca del olivo”, se entregará en total unos 100 kg en estos días a los olivicultores y olivicultoras del municipio el atrayente alimenticio de fosfato diamónico y las instrucciones necesarias para su utilización para la lucha contra la mosca del olivo.

El atrayente alimenticio de fosfato diamónico se introduce en el interior de las trampas denominadas “tipo Olipe”, que pueden ser fabricadas por los mismos olivicultores. Este producto resulta de gran eficacia para el control de la mosca del olivo muy frecuente en esta zona.

El uso de estas técnicas para el control de plagas y enfermedades de los cultivos ha hecho posible minimizar lo máximo posible la aplicación de productos fitosanitarios que podrían ser dañinos para la salud y para el medio ambiente.

En el caso de control de la “mosca del olivo” (Bactrocera oleae) con el desarrollo de la trampa “Olipe” se generó una solución fácil, barata y muy asequible a los agricultores, de ahí su rápida y generalizada difusión.

La trampa “Olipe” consiste en una botella de pet, tipo refresco, de 1,5 o 2 litros de capacidad con unos 4 o 5 orificios en el tercio superior de 5 mm de diámetro a modo selectivo para evitar entrada de insectos beneficiosos como crisopas y abejas. La trampa se rellena con agua y con un  atrayente alimenticio fosfato diamónico técnico al 3% u otras sustancias comerciales como proteínas hidrolizadas o sustancias naturales como vinagre y vinazas de vino.

La mosca entra en el interior por el efecto atrayente y al ser la botella transparente no detecta la salida quedando atrapada, muriendo ahogada en el agua, sin necesidad del empleo de productos insecticidas.

NOTICIA TELEAGÜIMES

Compartir en redes sociales