Noticias, Medio Ambiente

Cabildo y Ayuntamiento colaboran en Guayadeque para recuperar el antiguo Camino de Las Bestias.

El proyecto supondrá rehabilitar el sendero más largo de Gran Canaria, una histórica ruta de 60 kilómetros que unirá Agaete con el casco histórico de Agüimes.

El antiguo Camino de Las Bestias, un histórico sendero que atraviesa el Barranco de Guayadeque y que antaño era utilizado como ruta comercial entre la costa y la cumbre de la isla, está siendo rehabilitado esta semana por operarios de la consejería de Medio Ambiente del Cabildo de Gran Canaria, con la colaboración de técnicos del Ayuntamiento de Agüimes. El objetivo es recuperar el trazado original, hoy difuminado por el asfalto de la carretera y el crecimiento de la maleza en algunas zonas de paso actualmente abandonadas.

Los trabajos se enmarcan en el proyecto de creación de la que será la ruta senderista más larga de Gran Canaria, que nacerá en Agaete y concluirá en los cascos históricos de Ingenio y Agüimes, uniendo las vertientes noroeste y sureste la isla. Desde el Valle de Agaete el trazado ascenderá hasta el pinar de Tamadaba, para cruzar el centro de la isla hasta la Caldera de Los Marteles, realizar el descenso, barranco abajo, hasta Guayadeque y bifurcarse poco antes de finalizar en ambos pueblos.

Serán 60 kilómetros de recorrido que podrán realizarse en varias etapas, habilitando espacios y servicios para descansar e incluso pernoctar en distintos puntos del trayecto. El objetivo es facilitar un itinerario a pie para que turistas y locales puedan conocer paisajes y enclaves que normalmente quedan fuera del recorrido turístico habitual. Se espera que la puesta en valor de esta ruta suponga un importante estímulo para los núcleos de población atravesados por el recorrido, en especial para Montaña Las Tierras y Cueva Bermeja, en Guayadeque, un barranco que siempre despierta la admiración del visitante.

Además de rehabilitar el antiguo trazado del Camino de Las Bestias, Medio Ambiente se propone recuperar la flora autóctona en los diferentes estratos de vegetación que atraviesa el sendero, desde los 200 metros de altitud del casco de Agüimes hasta los 1956 m del Pico de Las Nieves. Se replantarán especies endémicas, así como árboles tradicionalmente utilizados por la población local para su sustento, como almendreros, higueras y otros frutales. También se proporcionará un valor añadido a la experiencia, con la colocación de paneles interpretativos que permitan profundizar en el conocimiento de la singularidad de estos hermosos parajes.

Compartir en redes sociales