Noticias, Medio Ambiente, Salud Pública

El vertido de toallitas húmedas causa graves problemas en la red de saneamiento de Agüimes.

Toallitas en la red de saneamiento. Operarios desatasco.
  • Los operarios municipales han tenido que intervenir hasta en doce ocasiones en lo que va de año para solucionar atascos en la red por culpa de las toallitas.

Las toallitas húmedas no deben ser arrojadas en el inodoro. Este es el mensaje que el Ayuntamiento de Agüimes quiere lanzar una vez más a la población ante los graves perjuicios que estos desechos están provocando en la red de saneamiento del municipio.

En los diez primeros meses del año, los operarios de Mantenimiento Urbano han tenido que intervenir hasta en doce ocasiones para solucionar otros tantos taponamientos en el sistema de alcantarillado de los principales núcleos de población, como Agüimes casco, Cruce de Arinaga y Playa de Arinaga. Los atascos, en un 90% de los casos provocados por toallitas húmedas, han tenido graves consecuencias para el funcionamiento de la red y para los propios vecinos.

El daño producido no solo es cuestión de salubridad. También puede medirse en términos económicos: el coste de mantenimiento de los colectores, arquetas y pozos de aguas residuales se multiplica por ocho ante las incidencias ocasionadas por las toallitas. Si en condiciones normales, por cada 10.000 litros de aguas residuales en la red se invierten 180 euros para su conducción hasta la estación depuradora, cuando las conducciones están llenas de toallitas el coste se eleva hasta los 1.500 euros cada 10.000 litros.

La razón de este incremento se debe a la necesidad de destinar cubas y operarios para la extracción manual de los desechos causantes de cada atasco. Una vez retiradas, las toallitas tienen ser secadas antes de su traslado y definitiva eliminación en la planta de tratamiento de residuos sólidos, un paso obligatorio que aumenta todavía más el sobrecoste de la depuración.

De ahí que el Ayuntamiento insista a la ciudadanía en la necesidad de depositar las toallitas en una papelera doméstica y llevarlas posteriormente al contenedor gris, junto al resto de residuos de la fracción resto. En ningún caso, sabiendo el daño que producen, deben ser arrojadas al inodoro.

Compartir en redes sociales